FRIENDRAISING - TENDENCIA SOLIDARIA




El arte de captar fondos para causas humanitarias, como todo arte, tiene reglas no escritas, aprendidas desde la experiencia. Una de ellas, conocida por los fundraisers bregados, es que desarrollar un donante es como una carrera de fondo de obstáculos, lleva su tiempo y, en su camino, si tropiezas, lo puedes perder. 

Toda persona lleva un potencial donante dentro, pero la mayoría lo tiene dormido, ausente hasta que alguien lo "despierte" para indicarle el camino apropiado a seguir en el desarrollo de su filantropía particular.

Las nuevas tendencias en comunicación social no son ajenas a esta realidad y desde EE.UU. nace el concepto de Friendraising, que viene a explicar como las redes pueden ayudar a iniciarse como donante a  sus millones de usuarios.

En multitud de ocasiones, campañas fantásticas para causas nobles, que incorporan una creatividad y arquitectura marquetinianas impresionantes fracasan. Horas y horas de esfuerzo trabajando por un proyecto, más dinero invertido en su desarrollo, no logran el propósito de captar los fondos presupuestados. No son pocas la ocasiones las que, además, pierden dinero. Las razones del fracaso, como es lógico, son múltiples, pero muchas no cuajan por no alcanzar el suficiente grado de penetración en la mente del donante. Olvidan la Regla de Oro de las 3 C´s: Cabeza - Corazón - Cartera. Y en ese orden.

Siempre se centran en el corazón, en ocasiones también en la cartera, aunque parece que les da vergüenza pedir dinero "¿Cómo no van a ayudarnos en esta causa tan necesaria?" "¿Quien se negará a ayudarnos con esta imágenes tan desgarradoras?" Son las retóricas típicas previas al lanzamiento.

Pero en muchas ocasiones se olvidan de la Cabeza, del acto racional, del convencer previamente del por qué van a darte lo que tú pides. No es suficiente hacer llorar con un vídeo y luego pedir colaboración. El donante requiere un desarrollo lento y querer cuajarlo desde el primer momento es difícil, sólo unas pocas campañas de las miles puestas en marcha cada año lo logran.

Ahora se abre un nuevo escenario, un nuevo terreno de juego con reglas todavía por escribir, en donde facebook y twitter, como herramientas facilitadoras, abren nuevas rutas para el éxito. Permiten abrir paso en la mente del donante de forma diferente. Si llegas racionalmente a alguien influyente en la red del pajarito y lo retuitea, la viralidad que puedes alcanzar con tu mensaje es enorme. A un solo click

Yo mismo, hace poco fui TT en twitter por un mensaje en el que decía que hacían falta donantes de sangre en Madrid. Fue algo inesperado. Por supuesto quería difundir el mensaje, pero no sabía que se iba a compartir masivamente por la red. 

Desconozco el resultado de la expansión del mensaje, pero lo que sí se logro fue que potenciales donantes iniciaran, sin saberlo, su camino hacia la filantropía, compartiéndolo 

Comentarios