LA PULSERA DE LANCE ARMSTRONG

La noticia de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos acusando a Lance Armstrong de juego sucio en su etapa de éxitos ciclistas post cáncer, supuso un shock mediático. Sobre todo cuando Armstrong, pillado, decide no pleitear con la USADA, renunciando a sus 7 tours de Francia y a otros triunfos deportivos dentro del ciclismo.

Como español, que en su día superara a Induráin no me hizo gracia, pero qué le íbamos a hacer, era una fuerza de la naturaleza imparable. Después vino su enfrentamiento con Contador y ya no lo veía tan claro. Parecía poseído por un afán desmedido de ser protagonista indiscutible desde lo deportivo, dejando en la cuneta a otros muchos tan merecedores como él de ganar tours. En fin, pasó el tiempo y nos encontramos con estos lodos.

Al saltar la polémica una de las preguntas que me vino a la cabeza fue ¿que pasará con la pulserita amarilla?

A Lance Armstrong en 1996, después de ganar el Tour de Francia con 25 años, le diagnostican un tumor testicular avanzado. La cosa pintaba mal, pero fue capaz de salir adelante. En 1997 crea su Fundación LIVESTRONG, una especia de Asociación Española Contra El Cáncer y empieza a captar fondos de manera muy exitosa.

El 1999 vuelve al ciclismo profesional arrasando a todos sus rivales y la Livestrong se consolida como una de las Fundaciones del momento en cuanto a visibilidad, lo que en términos USA se traduce en fondos y más fondos.

Pero es en 2004 cuando pega el campanazo dejando boquiabiertos a todos los fundraisers del mundo creando la pulsera amarilla Livestrong de la mano de Nike ¿Hay alguien que no sepa de lo que hablo? En España hubo hasta lista de espera para conseguir una. Lograron que tenerla te asociara con 3 valores positivos:

1º Te gustaba el deporte,
2º Eras una persona solidaria,
3º Estabas a la última

¿Se puede pedir más?

La personalidad de Lance y sus éxitos deportivos ayudaron a que se propagara a una velocidad vertiginosa. A modo de "me too" aparecieron todo tipo de campañas asociadas a pulseras, por supuesto de otro nivel e impacto, pero el rebufo se dejó notar. Yo debo de tener 3 ó 4 en casa.

A raíz de todo este revuelo la Fundación se ha vuelto a poner de moda. Pudo pasar que los norteamericanos le dieran a espalda por esos escrúpulos que en ocasiones parecen tener, pero no. Según su CEO Doug Ulman han pasado de vender 4.000 $ diarios en pulsares y brazaletes a vender 20.000 $. Pero el dato más llamativo es que han pasado de recibir 3.200 $ en donativos diarios a recibir más de 200.000 $.

Los principales patrocinadores de la fundación como Nike, Anheuser-Busch, Jhonson Health,... han decidido respaldar públicamente a Lance en su decisión y seguir dando soporte a su organización.

Livestrong consiguió recuadar en 15 años más de 500 millones de $, convirtiéndose en la principal organización benéfica de cualquier deportista en la historia. Tienen una potente organización detrás especialista en captar fondos y en ejecutar programas vinculados con el cáncer, con actividades muy visibles relacionadas con el afán de superación y los límites humanos. En USA eso gusta y se lo están reconociendo.

Los caminos del fundraising son inescrutables y algo que podría parecer potencialmente muy peligroso para la sostenibilidad de la Fundación de Lance Armstrong de momento se ha convertido en una reactivación de la ayuda de los norteamericanos a su labor. El tiempo dirá.


Comentarios