Ir al contenido principal

SURFEANDO POR LA WEB 2.0


Cuando me sumerjo en la red por alguna razón tengo la sensación de estar surfeando en medio del océano, rodeado de miles de colegas surferos.

No todos los que están esperando ola saben nadar, pero no parece importarles, se atreven con todo. Otros muchos, cada vez menos, están en la orilla mirando atónitos, con cara de marcianos. No tienen tabla y del surf ni les hables.


Tengo varias referencias desvirtualizadas en esto del surf por el 2.0. Uno Quique Dans blogger influyente en temas tecnológicos de este país . Fuimos compañeros de clase en Jesuitas en La Coruña y años después tuve el placer de reencontrarlo como profesor en el Instituto de Empresa. Era ya un Biólogo recién MBA por el IE, donde daba clases de Sistemas. Una buena mezcla a la vista del resultado. Tenía la virtud de explicar con claridad meridiana desarrollos financieros en base excel. Era el 93 y hasta hoy. Es un firme defensor de la libertad de la red, hasta el extremo de reclamar algún Boston Tea contra aquellos que todavía no están esperando olas, que por cierto todavía son legión. Alguien tendría que explicarles el cambio de paradigma de átomos a bits. Estoy con él al 100%.

Otro José Cabrera. Tuve el honor de presentar una ponencia suya sobre "nativos digitales" en el Congreso de Presidentes de Cruz Roja de Zaragoza. Incidía entre otros aspectos en que la sociedad se está polarizando entre aquellos que utilizan la web 2.0 de manera cotidiana y aquellos que están en el "lado oscuro" de los dos que crean la brecha digital. O sea los que no están ni se les espera en la ola. Cabrera, of course, es también del grupo de Enrique.

Pues bien, dentro del surf por la web 2.0 contactó conmigo vía Linkedin Jorge López Carracela. Me pidió opinión sobre maneras de ayudar a un grupo de emprendedores sociales que están desarrollando un proyecto denuncia. Trata de los abusos en Camerún con el tráfico de menores a los que engañan con la promesa de ser futbolistas en Europa. Os recomiendo que lo veáis. Necesitan financiación para la filmación que sirva de altavoz a la denuncia ante el mundo y así ayudar a acabar con esta lacra. Por la envergadura del proyecto le recomendé contactar con algún fundraiser que se lo coordine. Quizás sin esta pieza se pierdan. Una vez puesto en marcha el proyecto de captación contactar con alguna celebrity futbolística africana que les sirva como lanzadera mediática. Por último tocar la puerta de los grandes patrocinadores del deporte rey europeos (Ford, Coca-cola, Heineken, Visa,....).


Pikin Players - Cameroon - from garcia on Vimeo.


El proyecto tiene capacidad para llegar al corazón, pero también a la cartera del donante, porque tiene calidad y un buen enfoque. No le recomendaría perderse en las donaciones tipo socios, o pequeños patrocinadores. Gestionarlos lleva mucho tiempo y sería mejor que concentrasen sus esfuerzo a lo que parecen hacer bien.


En fin, vive la red, enfrenta la ola, cógela y procura mantener el equlibrio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué ong me recomiendas para hacerme socio?

El otro día unos amigos cenando me preguntaron de qué organización se podían hacer socios. Les va bien económicamente y quieren ayudar de forma periódica alguna causa. Conociendo mi blog y mi condición de voluntario de Cruz Roja les pareció oportuno lanzarme la pregunta para que les orientara sobre algunas opciones y, al mismo tiempo, hacerme conocedor de sus propósitos. 
No sabían bien donde se metían, porque lo que podían pensar sería una respuesta rápida y simple tipo "haceros socios de tal ong", para un fundraiser (aunque sea vocacional) disponer de unos amigos,  donantes potenciales, esperando una orientación es un momento muy especial, que pocas veces se da y del que disfrutamos como niños. 
Tomas aire y lentamente empiezas a razonar sobre los socios en España, cuantos son, cuanto donan y que tipo de ong apoyan. Explicas la importancia del socio para que el sistema funcione y todo lo que se hace gracias a ellos. Por supuesto, como sin importancia, sueltas lo de los be…

LA SILLA ROJA

La educación es, quizás, el principal vector de trabajo para las organizaciones dedicadas a la cooperación al desarrollo. Favorecer la igualdad de oportunidades a través del acceso a la educación es uno de los caminos que todos los informes serios sobre desarrollo destacan como prioritario.

Entreculturas, una ong de la Compañía de Jesús, impulsa una bonita campaña de sensibilización en sus colegios llamada "La silla roja", con un doble objetivo: 1º Hacer visible entre sus alumnos las desigualdades de este mundo colocando una silla roja vacía en las aulas 2º Captar fondos para poder financiar proyectos educativos a lo largo del mundo.

Simbolizar en una simple silla los problemas del acceso a la educación de menores en países en vías de desarrollo es una gran idea de marketing humanitario, que además permite articular una amplia diversidad de actividades en los colegios implicando muy activamente a los alumnos. Fomentar en los jóvenes valores solidarios es una garantía de una …

EL SANTANDER FAGOCITA AL POPULAR Y LO QUE QUEDABA DEL PASTOR

Desde luego la noticia ayer de la venta del Popular por 1 euro al Santander dio para memes de lo más "ocurrentes". Desde el que pide una hamburguesa y le ofrecen el banco como menú extra por 1 euro, hasta la boleta bancaria de la transferencia de la compra por 1 euro en la que le cobran 8 por la gestión. Todo muy propio de la afición española por el vodebil. La operación desde luego es oscura y llamada a generar polémica, principalmente por las decenas de miles de reclamaciones que harán aquellos accionistas que hace un año creyeron en la fortaleza transmitida por el banco para acudir a una ampliación en la que colocaron 2.500 millones, que se dice pronto. Hay unos cuantos despachos que ya están preparando el plan de ataque. Cierto que parece que todo se desenvuelve en el mercado privado y que lo público no se verá afectado. Pero nada más lejos de la realidad. Hagamos una breve relación de algunos de ellos: Primero los cerca de 12.000 empleados del banco, 1.000 de ellos en …