LAS 3 CATEGORÍAS DE ONG



Una manera de clasificar a las organizaciones no gubernamentales está relacionada con la forma en que sus ingresos construyen sus presupuestos anuales.

Atendiendo a su origen los ingresos se pueden englobar en 3 grandes tipologías, a saber:

1º Captación de fondos
2º Subvenciones
3º Venta de bienes y servicios

La Captación de Fondos, live motive de este blog, engloba todos aquellos ingresos que se originan vía acciones de fundraising: socios, donativos, venta de rifas, cenas benéficas, legados, subastas de arte, conciertos,...

Las subvenciones articulan la colaboración del tercer sector con el sector público. Atendiendo al ámbito territorial del organismo que las otorga pueden ser mundiales, europeas, estatales, autonómicas, provinciales, comarcales y locales (puede que falte alguna...buff). Atendiendo al fin pueden ser finalistas o genéricas, estas últimas ya no abundan.

La venta de servicios está relacionada con las acciones que realizan las ong por las que perciben ingresos para financiar su actividad: venta de cursos, de productos, de servicios sociales, sanitarios,...

Pues bien, atendiendo al tipo de ingresos las 3 categorías son:

1ª Si una ONG tiene más del 90% de sus ingresos dependientes de la captación de fondos se podría denominar "purista". No quieren saber nada de subvenciones por ideología o porque no llegan a ellas, y no venden servicios por las mismas 2 razones. En esta categoría hay organizaciones tan loables como Greenpeace que se nutre exclusivamente de las aportaciones de sus socios. También engloba a pequeñas organizaciones que están empezando su andadura y que no renuncian a las otras dos vías de ingresos, pero todavía no pueden alimentar su presupuesto con la diversidad que les gustaría.

Pero ojo con este purismo porque entraña riesgos. Greenpeace pasó graves apuros en Alemania cuando una desafortunada acción de reivindicación medioambiental contra una multinacional petrolera hizo que su base de donantes local cuestionara su apoyo económico de manera masiva y su estructura de trabajo pasó serios apuros para poder mantener su actividad.

2ª Si el 90 % de sus ingresos proviene de las subvenciones las llamo "politólogas". Son expertas en doblar el espinazo ante el poder político de turno y se acaban convirtiendo en una extensión del partido político del momento. Son muchas las que se mueven en este mundo de las subvenciones. Sin duda esta dependencia hace que los orígenes fundacionales de la organización en cuestión se debilite y se cuestione con el tiempo.

3ª Si más del 90% de sus ingresos proviene de la venta de servicios las denomino "empresa encubierta". Mejor sería que abandonasen el tercer sector y se pasasen al sector privado.

El equilibrio debería de venir de tener al menos un 25% de sus ingresos en cada una de las 3 categorías, para así poder desarrollar con tranquilidad su labor. Tener una base sólida de captación de fondos te aporta independencia, gestionar subvenciones públicas te dota de cierta estructura profesional y, al mismo tiempo, vender servicios de calidad ayuda a financiar tu misión.

Los gestores de las organizaciones no gubernamentales deberían de realizar esfuerzos para que su estructura presupuestaria se construya con estos equilibrios. A no ser que prefieran doblar el espinazo, pasar apuros en momentos de bajada de la captación o convertirse en una empresa sin quererlo.

El marketing humanitario os puede ayudar.

Comentarios