Ir al contenido principal

LAS CUENTAS DE LA IGLESIA



Cayó en mis manos un folleto editado por la Archidiócesis de Santiago de Compostela en el que además de mostrar una "breve memoria económica anual", aprovechan para pedir colaboración económica.

Siempre me han llamado la atención las acciones de comunicación y marketing de las instituciones vinculadas con la iglesia. Creo que no acaban de desarrollar mensajes eficaces de captación de fondos desde el punto de vista del fundraisng. Suelen presentar diseños ñoños, nunca arriesgados y con mensajes de escaso impacto.

Me imagino que los responsables de decidir una campaña u otra, o no priorizarán todavía estos aspectos, o no saben de marketing.

Ojo, vaya por delante mi respeto hacia la labor social que desempeñan las ong´s vinculadas a la iglesia y los miles de voluntarios que colaboran en ellas, como Cáritas, Entreculturas, Manos Unidas, etc... La entrada del blog se limita a analizar cuestiones relacionadas con la captación de fondos y su marketing.

En las páginas centrales del folleto/tríptico presentan un "estado de situación" con resumen de "ingresos" y "gastos" de la Archidiócesis. Destaca un total de ingresos de 27.499.949 € (cantidad respetable) por un total de gastos de 26.321.475 € , lo que significa en su argot contable una "capacidad de financiación" de 1.178.474 €. De los gastos 4,1 millones son "retribución del clero", 1,8 millones "retribución a otro personal", 2,3 millones "aportación a centros de formación" y 5,5 millones se destinan al "mantenimiento de edificios". Presentan además como "gastos extraordinarios" partidas de 2,4 millones para "construcción de templos" y 4,3 millones de euros para "grandes reformas".

A lo que voy. No pretendo yo aquí hacer ningún juicio sobre las cuentas de la iglesia, de hecho de vez en cuando, en la medida de mis posibilidades, contribuyo a su sustento. Pero sí que me atrevo a recomendarles que le den mayor importancia a la manera de comunicarse con la sociedad, sobre todo cuando lo que toca es rendir cuentas y pedir apoyo económico.

De la manera de hacerlo, de cómo llegan al corazón de las personas, se derivarán unos resultados u otros. Este tipo de folletos, de edición masiva, hay que enfocarlos hacia la comunicación positiva, sobre todo teniendo en cuenta el ingente trabajo que desempeñan en lo social. Dar cifras de atenciones sociales a inmigrantes, de comidas repartidas, de prendas dadas en los roperos, de los apoyos económicos a familias desesperadas, de cobijos a los sin techo, de los fondos destinados a cooperación internacional y los proyectos atendidos. No me digan ustedes lo que se gastan en remunerar el clero, que seguro que es poquísimo, pero agregado parece una inmensidad. Díganme lo que hace el clero en lo social, que es lo importante, si lo que quieren es mi apoyo económico.

No será por falta de historias preciosas que contar.  Miles de personas encuentra su apoyo en las organizaciones que tiene la Archidócesis bajo su responsabilidad. Eso es lo que hay que transmitir y no una presentación de cuentas que puede llevar a confusión.

No olvidéis como se llega al donante desde la comunicación. Son tres simples pasos:

1º Llega a la cabeza con la razón y la lógica: cifras, programas, testimonios con autoridad.
2º Llega al corazón con lo que estás haciendo: ponle cara y sentimiento a la historia
3º Ya puedes acceder a su cartera con mucha mayor eficacia: pide ayuda.

Como ejemplo de que también hacen bien las cosas os dejo uno de los últimos anuncios de Cáritas

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UN CIEGO LIMOSNERO

En julio del 2009 escribí en el blog una bonita historia sobre la que acabo de descubrír un vídeo que comparto con vosotros. La historia era esta: Se cuenta una preciosa historia de Ogilvy, para mayor gloria de su olfato marquetiniano, en este caso enfocado al fundraising. Pasaba Ogilvy por Central Park, una soleada mañana de primavera, camino de una reunión y observó a un mendigo ciego pidiendo limosna, con un cestito de mimbre delante de sus pies y un cartel al lado que ponía: "CIEGO" Ogilvy vio el cesto vacío, sin monedas y le preguntó: " Buenos días Señor ¿Que tal el día para las limosnas?" .-"Buenos días. Cuando no se escuchan monedas caer, es que el día se está dando mal"- Le respondió el ciego con voz apesumbrada. .-¿Me permitiría Utd. que le escriba algo en su cartel para intentar ayudarle? .-Sí señor, ponga usted lo que quiera, peor no podrá ir ya. Ogilvy con su pluma escribió unas palabras en el cartel y siguió su marcha camino

LA PULSERA DE LANCE ARMSTRONG

La noticia de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos acusando a Lance Armstrong de juego sucio en su etapa de éxitos ciclistas post cáncer, supuso un enorme shock mediático, sobre todo cuando Armstrong, pillado, decide no pleitear con la USADA , renunciando a sus 7 tours de Francia y a otros triunfos deportivos dentro del ciclismo. Como español, que en su día superara a Induráin no me hizo gracia, pero qué le íbamos a hacer, parecía una fuerza de la naturaleza imparable. Después vino su enfrentamiento con Contador y ya no lo veía tan claro. Parecía poseído por un afán desmedido de ser protagonista indiscutible desde lo deportivo, dejando en la cuneta a otros muchos tan merecedores como él de ganar tours. En fin, pasó el tiempo y nos encontramos con estos lodos. Al saltar la polémica una de las preguntas que me vino a la cabeza fue ¿Qué pasará con la pulserita amarilla ? A Lance Armstrong en 1996, después de ganar el Tour de Francia con 25 años, le diagnostican un tumor testi

LAS MARCAS DE LAS ONG´S

Reconozcámoslo, todos somos depredadores de marcas. Ropa de temporada, el último smartphone, una película de Hollywood, la pasta dentífrica que me ayudará a sonreír, llevar ese reloj con el que tanto soñé, tomar un café en Starbucks a precios desorbitados,… Los profesionales del marketing y la publicidad lo saben y nos bombardean cada día sin compasión con cientos de anuncios, vallas, banners, cuñas, folletos,… No hay escapatoria, las marcas y la información sobre ellas nos llega en todas direcciones y a gran velocidad. Miles de millones de euros son destinados cada año a penetrar en la mente de los potenciales consumidores sin piedad, desde todos los frentes que podamos imaginar. John Wanamaker (1838-1922) empresario del comercio de EE.UU., considerado por algunos el padre de la publicidad moderna, tiene una famosa frase, plenamente vigente hoy: “la mitad de mi presupuesto para publicidad se desperdicia. El problema es que no sé cual de las dos mitades es”. Según XP Marke