Ir al contenido principal

MONCHO NÚÑEZ: EL PATRONATO DE LA CIENCIA

Ayer estuve en la presentación del libro de Quique Dans “todo va a cambiar” en A Coruña. Como era de prever, jugando en casa, lleno total.

La presentación corrió a cargo de nuestro profesor de ciencias en Los Jesuitas, Moncho Núñez.

Moncho fue un avanzado a su tiempo. Trajo de EE.UU. una metodología didáctica muy innovadora que acercaba la ciencia de manera práctica, descubriendo con ejercicios interactivos los principios de la física, "el método sciencie" lo llamaban.

Con el tiempo Moncho se convirtió en todo un personaje en la ciudad. El entonces alcalde Paco Vázquez "se lo llevó" del colegio para dirigir la Casa de las Ciencias y más tarde la red de Museos Científicos Coruñeses = mc2, uniendo la Domus y el Aquarium. La visión de Paco y el buen hacer de Moncho, pusieron la ciudad en el mapa de la divulgación científica de vanguardia. Entre otros méritos fue Premio Nacional de Periodismo Científico en 1992 (ayer le apuntaban algunos bloggers que tiene un enorme potencial en esta faceta...).

Cosas de la política, Moncho subió un peldaño en el escalafón de la gestión museística y se le encargó la Dirección del MNCT (Museo Nacional de Ciencia y Tecnología) cuya sede-museo se implantará en A Coruña. De eso hablamos ayer brevemente. Me transmitía que la situación económica hace que los presupuestos públicos estén sufriendo unos ajustes tremendos, con recortes drásticos en todas las partidas relacionadas con la ciencia y la investigación. Pese a todo prevén inaugurar en el 2011.

No cabe duda que en un proyecto de estas características, que nace para ser un referente internacional, volverá a poner la ciudad en el mapa, convirtiendo la ciencia en uno de sus atractivos, junto con su Torre de Hercules, está necesitado de los recursos suficientes para arrancar sin limitaciones.

Y aquí engancho con la temática de mi blog. Le pregunté si no había pensado en montar un patronato que apoye en la financiación del museo desde la iniciativa privada.

Pocos proyectos de fundraising pueden ser más atractivos que montar una iniciativa de cofinanciación de un proyecto cultural de la envergadura del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología. Actualmente cuenta con una Fundación de Apoyo en la que, sin desmerecer el valor de sus patronos, las empresas brillan por su ausencia.

A mi entender sería posible implicar a las principales empresas de nuestra tierra, pese a la que está cayendo: Inditex, Megasa, Gadisa, San José, Banco Pastor, Hijos de Rivera, Begano, Las Cajas (ya veremos como quedan en los próximos días), La Voz de Galicia, Azkar, Finsa, Losán, Jealsa, Disa, R, Televés, Isidro de la Cal. SGL Carbón,… Ya no hablemos de empresas de ámbito internacional con vocación de mecenas, que las hay y muy potentes. Se constituiría un patronato con el fin de ayudar a desarrollar, en mejores condiciones, la labor de divulgación del Museo, con aportaciones económicas y de otra índole (asesoramiento, equipamientos, apoyo en la divulgación,…). Por supuesto habría que impulsar las ventajas fiscales que acciones de mecenazgo como la presente merecen. Como ejemplo a seguir, salvando las distancias, el Museo del Prado y su relación de patronos, socios, colaboradores,...

Poner en manos de Moncho Núñez un proyecto como el MNCT, bien dotado presupuestariamente, con apoyo del entramado empresarial VIP, es como poner un Ferrari en manos de Fernando Alonso, éxito seguro.

Creo que A Coruña tiene una gran oportunidad de aunar en torno a la ciencia lo más granado del empresariado de nuestra tierra. Ciencia y empresa se llevan bien y desde lo público se debe fomentar esa unión y no fagocitar las iniciativas gestionándolas exclusivamente desde el presupuesto público. Herramientas tienen para hacerlo y bien enfocado no debería de faltar la voluntad. En si mismo, este es un proyecto dentro del gran proyecto.

Un proyecto de mecenazgo y captación de fondos único para la divulgación científica y único para la ciudad.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UN CIEGO LIMOSNERO

En julio del 2009 escribí en el blog una bonita historia sobre la que acabo de descubrír un vídeo que comparto con vosotros. La historia era esta: Se cuenta una preciosa historia de Ogilvy, para mayor gloria de su olfato marquetiniano, en este caso enfocado al fundraising. Pasaba Ogilvy por Central Park, una soleada mañana de primavera, camino de una reunión y observó a un mendigo ciego pidiendo limosna, con un cestito de mimbre delante de sus pies y un cartel al lado que ponía: "CIEGO" Ogilvy vio el cesto vacío, sin monedas y le preguntó: " Buenos días Señor ¿Que tal el día para las limosnas?" .-"Buenos días. Cuando no se escuchan monedas caer, es que el día se está dando mal"- Le respondió el ciego con voz apesumbrada. .-¿Me permitiría Utd. que le escriba algo en su cartel para intentar ayudarle? .-Sí señor, ponga usted lo que quiera, peor no podrá ir ya. Ogilvy con su pluma escribió unas palabras en el cartel y siguió su marcha camino

LA PULSERA DE LANCE ARMSTRONG

La noticia de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos acusando a Lance Armstrong de juego sucio en su etapa de éxitos ciclistas post cáncer, supuso un enorme shock mediático, sobre todo cuando Armstrong, pillado, decide no pleitear con la USADA , renunciando a sus 7 tours de Francia y a otros triunfos deportivos dentro del ciclismo. Como español, que en su día superara a Induráin no me hizo gracia, pero qué le íbamos a hacer, parecía una fuerza de la naturaleza imparable. Después vino su enfrentamiento con Contador y ya no lo veía tan claro. Parecía poseído por un afán desmedido de ser protagonista indiscutible desde lo deportivo, dejando en la cuneta a otros muchos tan merecedores como él de ganar tours. En fin, pasó el tiempo y nos encontramos con estos lodos. Al saltar la polémica una de las preguntas que me vino a la cabeza fue ¿Qué pasará con la pulserita amarilla ? A Lance Armstrong en 1996, después de ganar el Tour de Francia con 25 años, le diagnostican un tumor testi

LAS MARCAS DE LAS ONG´S

Reconozcámoslo, todos somos depredadores de marcas. Ropa de temporada, el último smartphone, una película de Hollywood, la pasta dentífrica que me ayudará a sonreír, llevar ese reloj con el que tanto soñé, tomar un café en Starbucks a precios desorbitados,… Los profesionales del marketing y la publicidad lo saben y nos bombardean cada día sin compasión con cientos de anuncios, vallas, banners, cuñas, folletos,… No hay escapatoria, las marcas y la información sobre ellas nos llega en todas direcciones y a gran velocidad. Miles de millones de euros son destinados cada año a penetrar en la mente de los potenciales consumidores sin piedad, desde todos los frentes que podamos imaginar. John Wanamaker (1838-1922) empresario del comercio de EE.UU., considerado por algunos el padre de la publicidad moderna, tiene una famosa frase, plenamente vigente hoy: “la mitad de mi presupuesto para publicidad se desperdicia. El problema es que no sé cual de las dos mitades es”. Según XP Marke