THE BODY SHOP Y EL ESPÍRITU RODDICK


Hoy quiero hablaros de The Boby Shop y su proyecto empresarial-social.

Cuentan en su web que su fundadora, Anita Roddick (fallecida en 2007), abrió una pequeña tienda de productos cosméticos en Brighton en 1976. Ofrecía entonces veinte productos cosméticos diferentes para el cuidado de la piel y el cabello, basados en ingredientes naturales. Hoy cuentan con más de 2.000 productos cosméticos vendidos en 2.000 tiendas en 51 países.

En sus inicios Anita y Gordon Roddick crearon una empresa alternativa a los estándares de su industria. Uno de los ejes de comunicación más influyentes en su imagen era su oposición frontal a las pruebas de los cosméticos en animales. Se convirtió en un fenómeno mundial, su caso se estudiaba en las escuelas de negocios como proyecto singular de éxito, eran una referencia empresarial-moral de difícil encaje en la praxis al uso, admirada por todos y envidiada por no pocos. Marcaron tendencia rompiendo moldes, abriendo brecha en las obtusas cabezas de los europeos de aquel tiempo. Empezaron el camino de la sensibilización por el respecto a los animales, al medio ambiente, a los derechos humanos.

Pero el paso del tiempo y la proliferación del me too diluyeron el mensaje ¿Qué multinacional cosmética no se declara hoy defensora a ultranza del medio ambiente? Los Roddick después de altibajos en la expansión mundial de la firma, sobre todo en EEUU y, seguramente, cansados de toda una vida de duro trabajo plantearon a inicios del 2000 la venta de la Compañía.

Aunque dejaron la gestión ejecutiva en 2002, no es hasta marzo del 2006 que lo consiguen. La Junta de accionistas da el visto bueno a la oferta de 300 peniques la acción, que suponía unas plusvalías de un 34% con respecto al cierre de las acciones del 21 de febrero de 2006 en la bolsa de Londres. Compran el 100% de la empresa asumiendo el compromiso de no cerrar sus tiendas, seguir vendiendo los mismos productos y respetar el “espíritu Roddick”. La compañía se convertía en otra marca más de la francesa L'Oréal, la compañía de cosméticos más grande del mundo, que adquiere la firma británica por 652 millones de libras (943 millones de euros).

Todos pensamos que vendrían años complicados para un proyecto de tanta singularidad. Encajar dos filosofías tan diferentes podría hacer rechinar el negocio. Una multinacional adquiriendo una empresa que en si misma reunía todo un espíritu antisistema ¡menudo reto! La firma necesitaría reinventarse, consolidar de nuevo el proyecto ante la opinión pública demostrando estar por encima de los ideales que empujaron a su fundadora a iniciar su proyecto. Tendrían que demostrar que siendo propiedad de una multinacional cosmética, The Body Shop podría mantener ante sus clientes su aura. Al mismo tiempo tenían que transmitir a todos sus franquiciados en el mundo que el negocio valía la pena (tengo una buena amiga, Marta, como referente gallego).

Tres años después de la compra The Body Shop parece mantener su singularidad, con todo un entramado social que marca su estrategia. Se puede decir que The Body Shop es mucho más que una empresa cosmética. En su actividad impregnan una filosofía basada en 4 ejes de acción:

1º respeto al medio ambiente,
2º defensa de un comercio justo
3º salvaguarda de los derechos humanos y
4º protección de los animales.

No está nada mal.

Tienen acciones con determinados productos de los cuales el 50% de los beneficios que produzca su venta están destinados a campañas y organizaciones concretas. Por ejemplo:

.- La concienciación y prevención del SIDA (bálsamo de labios asociado a MTV Staying Alive).

.- Ayuda a victimas de la violencia domestica (jabón, brillo de labios y marca páginas asociados con The Impact of Domestic Violence on Children-UNICEF).

.- Niños huérfanos (bolsa de tela ecológica asociada con Children on the Edge).

.- Te reembolsan parte del dinero si devuelves los envases, con el objetivo de dejar la menor huella ecológica posible.

The Body Shop se ha convertido en un importante operador de comercio justo, localizando materias primas en zonas deprimidas del planeta en donde realizan acuerdos con las comunidades locales de aprovisionamiento para sus productos cosméticos. Traen el aloe vera de Guatemala, una loción corporal a base de azúcar cosechada en Paraguay, el sésamo de una de sus cremas hidratantes comprado a productores de Nicaragua. “Nunca iniciamos una relación comercial con una comunidad si no tenemos la certeza de que vamos a utilizar el ingrediente que producen durante mucho tiempo y en distintas fórmulas. Cada año hacemos los cálculos de la cantidad que vamos a necesitar y se le comunica a los agricultores para que organicen su producción” declara Christina Archer (en un artículo del Magazine del Mundo), la persona que establece contacto con los suministradores.

The Body Shop es una empresa singular, de eso no cabe ninguna duda. Combinar todo un espíritu medioambientalista en una empresa cosmética, con ambición multinacional, manteniendo la rentabilidad necesaria en una organización de estas características, hace que sea algo en lo que fijarse.

Posiblemente Anita Roddick sea irrepetible, pero lo que creo sigue teniendo vigencia y, además, continúa marcando pauta, es la relación empresa-sociedad, empresa-medioambiente, empresa-sostenibilidad que mantiene la compañía.

Ojalá otras muchas sigan su ejemplo y dentro de sus vértices estratégicos, más allá de la rentabilidad de los accionistas, la remuneración de sus cuadros directivos, la optimización de costes en procesos productivos, la eficiencia en la acción comercial y la creatividad sugerente en las campañas de marketing, incorporen valores como los que The Body Shop defiende, actuando en consecuencia.

Comentarios

  1. SI YO TUVIERA EL PODER ( ……..Para conservar nuestro planeta)
    Si yo tuviera el poder, tocaría la cordura de de los países industrializados y pararía la gran devastación del planeta que habitamos;
    sus tecnologías contaminantes dañan nuestra tierra, dañan nuestro aire, dañan los animales, las plantas, dañan los humanos,
    sus poderosas industrias, Centrales eléctricas, Vehículos; todo a base de fósiles combustionados, es el veneno que respiramos;
    lo que la tierra proceso como combustibles en millones de años; los humanos lo hemos devuelto a la atmosfera como dióxido de carbono en menos de 100 años;
    ellos son los generadores de gases invernadero, destructores de la capa de ozono, gestores de un aire contaminado;
    ellos son la parte del detonante, del infernal del calentamiento global, que hoy nos está matando.


    Si yo tuviera el poder, en los más poderosos contaminadores contaminados; crearía conciencia de razón;
    a Estados Unidos, China, Unión Europea, Rusia, Japón gestores en doble moral, de balanzas llenas de oro y tecnologías de polución;
    a Alemania, Canadá, Reino Unido, Corea del Sur, alimentadores del desenfreno incontenible del CO2;
    a la OPEP y demás Países petroleros, a los países productores de carbón; vampiros de la tierra, apoderados infernales de la gran destrucción;
    que tanta revolución industrial, es un flaco favor al planeta ya que con la contaminación lo saturo;
    que el poder económico no comprara el alimento de los cultivos, que el medio ambiente diseco y enveneno;
    que La ciencia y el conocimiento en la nada quedarían, si matamos la madre tierra, que es de la vida, nuestro bastión.


    Si yo tuviera el poder, en América del sur, América central, el sudeste Asiático, África central;
    Impediría, del ecosistema y sus montes, la destrucción;
    ellos, son los pulmones naturales que el universo nos regalo y que el hombre arruina, cual codicioso e irresponsable depredador.
    Frenaría la acción exterminadora, de las selvas y su biodiversidad, causante de la irreversible erosión;
    frenaría la degradación de las masas forestales y sus especies, evitando el desequilibrio climático y su saturación;
    frenaría la extinción de las zonas tropicales evitando el desborde del dióxido de carbono gestor del calentamiento global, nuestra devastación;
    derrumbaría el pedestal de países como Méjico, Haití, el Salvador, Filipinas, Madagascar como reyes de la deforestación;
    frenaría el afán de enriquecimiento de grandes empresarios y multinacionales que talan los bosques tropicales y su naturaleza; cual aberrantes actos de explotación;
    frenaría el voraz apetito indiscriminado de los países industrializados, a los recursos naturales de los países pobres, para sostener su nivel de riqueza y polución;
    frenaría la tala de la fauna verde para producir biocombustibles, papel, madera, cultivos de amapola, mariguana y coca; del planeta hoy su perdición;
    detendría la minería a cielo abierto, los grandes pastizales, la creación de grandes embalses y el enrutamiento de ríos y lagos; dañinos de la madre tierra; gestores de una tragedia de gran proporción.


    Si yo tuviera el Poder; del yugo de las basuras, sería el superhéroe liberador;
    de basuras orgánicas, inorgánicas, basuras industriales, radioactivas, sanitarias; basuras espaciales; todas viles agentes de la gran contaminación;
    de basuras productoras de metano, oxido nitroso, dióxido de carbono, monóxido de carbono; gestores de gases invernadero, aire irrespirable y de los ríos y mares tóxicos de podredumbre y fétido hedor;
    de las energías radiactivas sin control ni reducción; acumuladas sus basuras en 50 países; hostiles destructoras de seres y mares, muerte con dolor de radiación;
    de terribles pesadillas como Chernóbil y Kyshtym en Rusia; three Mile island, Idaho Falls y el reactor US Daus-besse en Estados Unidos, Isuruya en Japón; algunos ejemplos de un horror radioactivo, sin términos de expiración.


    LEER MAS EN...................................
    JELPENSADOR
    http://jaimillin55,wordpress.com/

    ResponderEliminar
  2. Yo he estado en contacto con algunas personas a las que Anita les compraba materia prima en Mexico y dan referencias de ella muy buenas, pero tras su muerte y cambio de dueño de BODY SHOP, ya no les compraron mas su producto y desgraciadamente se vieron afectados porque ella les compraba el 90% de su produccion.

    estas personas son indigenas y lo poco que pude platicar con ellos me hablaron cosas maravillosas de anita y yo no entiendo porque los nuevos propietairios no siguieron comprandoles mas a ellos.

    pero bueno, solo queda decir que Anita fue una persona admirable y que como ella pues contaditas las personas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario