EL REFUGIO Y SU CAMPAÑA





Hay infinidad de entidades benéficas de ámbito local que se caracterizan por su entrega encomiable, ayudando a los más necesitados en su entorno. No sé que sería de la paz social sin su existencia. No hablo de organizaciones en países en desarrollo o en zonas del planeta deprimidas, hablo del primer mundo, de nuestras ciudades, en España, en A Coruña, mi ciudad.

Hasta hace pocos años las dirigían en su mayor parte religiosos, de hecho casi todas fueron fundadas por personas vinculadas a la iglesia, pero la falta de vocaciones ha obligado a coger el relevo a laicos, convertidos en héroes anónimos entregados a causas solidarias.

Hoy me referiré a una de ellas, la Institución Benéfico Social Padre Rubinos, antiguo Patronato de la Caridad, más conocida por el nombre que se le da a su establecimiento emblemático EL REFUGIO. Su origen se remonta a 1913 cuando el entonces Alcalde D. Manuel Casas crea el Asilo Nocturno para Borrachos, convertido en 1918 en Patronato de la Caridad. No es hasta 1959 cuando el Jesuita Antonio Rubinos se hace cargo del proyecto y le da el impulso necesario como lugar de acogimiento a los que hoy conocemos con los “sin techo". El propio PJ Rubinos lo definía así : “El refugio no es un asilo…el refugio debe ser siempre lo que dice su nombre, un refugio, un puesto de defensa y de abrigo; una estación de parada y fonda para el náufrago de la vida, para el desorientado o el desplazado de la sociedad. Aquí está el servicio, el gran servicio que presta a la sociedad coruñesa con su casa abierta día y noche para recibir a todos, sin más instancias y documentos que la propia necesidad e indigencia, que en muchos caso no admite trámites ni dilaciones.”

Hoy mantienen una residencia para ancianos, una guardería para familias sin recursos y un albergue para olvidados, casi nada.

Se da la circunstancia en estas organizaciones que, debido a su pequeño tamaño, tienen muchas dificultades para organizar campañas de captación de fondos que les garanticen su sostenibilidad sin estrecheces extremas. El Refugio está ahora en plena campaña de captación. Recogí su folleto en Los Jesuitas el pasado domingo y me llamó la atención su mensaje. Es por ello que les traigo a colación al blog, además de para poner mi granito de arena en su campaña difundiendo su labor.

Cuentan en su díptico de captación de donantes que ante el empeoramiento de la situación social como consecuencia de la crisis se ven desbordados en sus servicios. Sus 60 camas para el alojamiento nocturno gratuito no son suficientes, el resto de prestaciones como desayunos, comidas y cenas, las duchas, la entrega de ropa, sus tareas de lucha contra el alcoholismo, no llegan para lo que se les viene encima. Por ello piden el apoyo de la ciudadanía coruñesa a través de una ayuda económica.

Es un caso de captación de fondos de libro. Tienen todo para conseguir un mayoritario apoyo de la ciudad. Su imagen es excelente y lo vienen haciendo muy bien desde hace muchos años, en un campo de mucha dificultad social como es el trabajo con los más pobres. No sería difícil desarrollar una campaña de captación de socios en calle, por telemarketing o por máiling microsegmentado, con un elevado grado de éxito. Quizás por desconocimiento, o falta de estructura, se están limitando a dejar dípticos en lugares de paso como las iglesias y centros sociales. No les digo nada si hacen algo parecido a lo explicado en una entrada antigua de este blog titulada "El Arbol de Santa Fé". Les va como un traje.

También podrían desarrollar una campaña para grandes donantes, que a modo de patronos quisieran apoyar su sostenibilidad económica con donaciones generosas. No es un secreto que Amancio Ortega les financiará la construcción de su nueva residencia en un gesto de cierta entidad. Si consiguieron esto...

En fin, El Refugio está en campaña de captación de fondos, se merecen nuestro apoyo, animaros en http://www.padrerubinos.org/

Viene perfecto el dicho ...manos que no dais,... que esperáis.

Comentarios