SACA EL PAYASO QUE LLEVAS DENTRO

Lograr la simplicidad en el diseño y puesta en marcha de una campaña de captación de fondos, no está al alcance de cualquiera. Requiere de cierta dosis de sofisticación en la planificación estratégica. Además, aunque logres proponer algo simple, si no lo sabes defender adecuadamente ante quien tiene que aprobarlo, pueden confundir simple con fácil y el proyecto se caerá.

Hoy traigo una campaña de marketing con causa que me gustó por lo simple y por su ejecución. Todo el mundo la puede entender y "comprar" a la primera. Al menos yo piqué, ahí me tenéis :-)

Una empresa, la agencia de comunicación theroomrooms, cumplió años y para celebrarlo diseñó y puso en marcha una acción de marketing con causa interactiva con claro enfoque social media, en base a la cual donaban dinero a una ong de payasos dedicada a alegrar la vida a personas hospitalizadas. La acción se basaba simplemente en hacerse una foto en un microsite ad-hoc disfrazado de payaso virtual (eligiendo color de nariz y de pajarita) y compartirla en facebook y twitter, gesto gracias al cual la empresa donaría 0,5 euros a una ong, pudiendo subir la puja a 1 euro logrando 300 payasos virtuales voluntarios. Simple parece, pero la acción de marketing humanitario mezcla lo social media, el marketing con causa, las micro donaciones, la RSC y el comarketing en una sola pieza.

Gracias a esta simpática propuesta, que conocí en Ateneu Popular, llegué a la ong Pallapupas, especialista en hacerle pasar un buen rato a personas hospitalizadas. Merece la pena darse una vuelta por su web. Muestran de manera ordenada y bien diseñada todo lo que hacen.

Para los cursos de dirección y gestión de entidades no lucrativas sería un buen ejemplo para trabajarlo como caso y analizar las claves de como, en el entorno actual, una idea solidaria puede convertirse en una ong dinámica e innovadora. Repasé su memoria de actividades y cumplen con preceptos tipo explicar a qué dedican su medio millón de presupuesto. No encontré cuentas auditadas, lo que no es obligatorio desde la normativa, pero sí un ejercicios saludable de transparencia cuando pides donativos.

La actividad nuclear de Pallapupas la conocí por primera vez al inicio de los 90. La hacían voluntarios de Cruz Roja Juventud de A Coruña, como un proyecto más dentro de su plan de actividades. Lo llamaban "hospilandia" aunque luego otros se quedaron con el nombre. Dio igual, hoy continúan llevando alegría a los niños y niñas internados.

Es destacable la visibilidad que este tipo de acciones consiguen para causas que de otra manera no podrían hacer el suficiente "ruido" para darse a conocer. Una agencia de publicidad cumple años, crea una microsite en la que haciéndote una divertida foto y compartiéndola en las redes reinas de España donan a una ong entrañable una pequeña cantidad de dinero: ¿Muy simple? Sí y muy potente.




Comentarios