MSF A LAS TRINCHERAS EN LA INDIA




Os traigo un caso de marketing humanitario de guerrilla, de confrontación.

La India es un país "grande" desde muchas perspectivas: la espiritual, la antropológica, la cultural, la geográfica,.... Muy propio de la condición humanas es ignorar todas aquellas civilizaciones que se entienden más retrasadas, simplemente por superarlas en materia bélica. Occidente no es mal ejemplo de esta tesis y la India no fue una excepción. "Formando parte" (ocupada por) del imperio británico, se libró de su yugo hace poco, en 1947. Pero este no es un blog de historia.

La India también es un país grande como mercado, muy grande. Sus 1.100 millones de habitantes hacen que se vea como un negocio con un enorme potencial por un montón de multinacionales. Las farmacéuticas son unas de las principales, junto con las alimentarias. Algunas quizás piensan que todavía pueden "ocuparlos".

La Ley en India establece que no pueden ser patentados medicamentos desarrollados como variaciones de otros ya existentes. Novartis desarrolló una variación de su anticancerígeno "Glivec" y quiere que se patente en la India para comercializarlo bajo las condiciones que toda patente da a una farmacéutica, o sea carísimo, sobre todo cuando es un medicamento que te salva la vida. Bien, pues Novartis tiene demandado al Estado Indio ante su Tribunal Supremo. Esto ha enfurecido a Médicos Sin Fronteras que ha activado su red para lanzar una campaña que pretende conseguir que Novartis retire su recurso.

Quizás MSF no confíe demasiado en la Ley India. No tengo referencias de su funcionamiento jurídico, pero los 20.000 muertos de Bhopal y que nadie de Unión Carbide esté en la carcel no ayudan.

El caso es que MSF está utilizando "frentes de guerrilla" interesantes. Por una lado están haciendo presión con los accionistas de la compañía que celebran su Junta en Basilea hoy mismo. Remover las consciencias de los adinerados está bien, pero en compañías tan grandes como Novartis es difícil.

Por otra parte están interactuando en las redes sociales. Sobre todo en twitter, que es donde yo conocí la campaña. Usan la red del pajarito como canal viral de su acción. No sé los resultado que están obteniendo, pero yo no quiero dejar de poner mi granito de arena.

Novartis ha movido ficha y en su front page destaca el caso. Argumenta lo normal, necesitan vender los medicamentos con patente para que la innovación siga funcionando, el círculo de "invento-patento-vendo-gano". ¿Que van a decir? Un dato: en el 2010 ganó 10.300 millones de dólares.

MSF es una organización seria, con miras elevadas en su acción humanitaria. No se lanza a una campaña de estas características a la ligera y sin conocimiento de causa. Yo desde luego confío en ellos y con mi apoyo cuentan.

Me cuesta imaginar un escenario más terrible de desesperación que necesitar un medicamento para salvar la vida de tus hijos y no poder pagarlo. Eso debería de estar prohibido en el planeta. Que Novartis y el resto de multinacionales farmacéuticas del planeta le encuentren una solución, sino será la sociedad civil quien les haga entenderlo.

Comentarios