MANGAS PARA EDUCAR AL MUNDO



Greenpace lleva tiempo tiempo visibilizando la necesaria mejora de las prácticas medioambientales y laborales de los grandes de la moda con el proyecto Detox. Lo hacen como mejor saben, luchando contra el sistema en clave denuncia. Ahora añaden a la campaña un nuevo eje: la sensibilización sobre la urgencia del cambio de la industria de la tecnológica hacia la innovación sostenible.

El medio ambiente de nuevo en el centro de todos los análisis de peligros globales. Y así deberá ser, hasta que cambiemos.

La campaña ahora se centrará en gadgets de uso masivo, como smartphones o pantallas de pc, intentando concienciar sobre la necesidad de cambio en nuestros hábitos de consumo relacionados con la tecnología. Casi nada.

Se puede pensar que una campaña así llega tarde. Que ya tenemos "programadas" nuestras conciencias para el consumo masivo despreocupadas de aparatos tecnológicos. Si queremos cambiar el modo de consumir habrá que desplegar mucha imaginación y gastar toneladas de dinero para convencer a las masas. Sólo hay que fijarse en qué móviles usan los activistas medioambientales... pues los mismos que todos.

Cuesta asimilar que la innovación tecnológica que tenemos entre manos, la que usan nuestros hijos, puede causar algún mal al planeta. Eso ya pasó con los abonos hace 40 años y vuelve a pasat.

No obstante, términos como energía sucia, salud de los trabajadores, basura electrónica, obsolescencia programada o químicos tóxicos, bien merecen pararse un poco a reflexionar.

Y aquí aparece las técnicas de marketing humanitario, desarrollando una campaña adaptada a los líderes de opinión de estos productos, los jóvenes . Pretende influenciarles a través del manga, con héroes defensores del medio ambiente planetario. Nos parece un buen vehículo aspiracional.

Si conseguimos que los jóvenes se preocupen de proteger el medio ambiente y cambiar hábitos de consumo masivo, habremos avanzado algo en la necesaria concienciación en edad temprana.





El corto de la campaña carga contra los grandes de la moda. Marcas entre las que se encuentran los Calvin Klein, Gerogio Armani, Zara o Victorias Secret. Estar en esta lista ya le gustaría a más de uno, porque significa que le consideran líder mundial, pero ojo, porque estás en el bando canalla.

Desde luego muchas marcas no reaccionarán hasta que la campaña logre suficiente "ruido". Y pese a que el manga es una buena manera de facilitarlo, difícil lo tienen.

No obstante, hemos de decir que algunas de las empresas tienen un sentir corresponsable más desarrollado que otras. Nos consta que la gente de Inditex, está priorizando estos temas con el área de Sostenibilidad. La imagen corporativa tiene su peso, sin duda, pero también el verdadero sentir de la gente joven que allí trabaja provoca cambios.

En nuestra opinión es crítico que la campaña, o la línea editorial de estos vídeos, se centre verdaderamente en cambiar las cosas y no se deje manejar por el sistema. Una serie manga que critique a los anunciantes se podría encontrar con dificultades para que la emitan en canales comerciales. Pero para eso está la red...

También creemos que debe alentar el cambio individual, pero sin radicalizar los planteamientos de defensa. Es sabido que campañas de este corte, por entenderlas tendenciosas y manipuladoras, tienen un alto rechazo en las capas medias de la sociedad, que son las que finalmente impulsan los cambios hacia arriba, modificando sus pautas de consumo y ahí es donde les duele a las marcas, en las ventas.

No obstante hay quien defiende que si no se rompe nada, nada se cambia. Que si no se remueven las conciencias no se acciona el click cerebral que promueve el verdadero cambio.

Nosotros somos más partidarios de campañas de concienciación públicas-privadas, bien dirigidas y planificadas, junto con medidas legales-administrativas de premio al cumplidor y sanción al que transgreda la normativa medioambiental, que, por cierto, hasta ahora es de una laxitud cabreante.

Las campañas deberían de ser obligatorias en colegios, como una asignatura troncal, importante para el futuro de todos. Pocas cosas más eficaces hay en la unidad de consumo líder, la familia con 1 ó 2 hijos, que estos rechacen determinados productos porque entienden que dañan el medio ambiente. Ese es el camino, no tenemos ninguna duda, pero todavía no se ha conseguido concienciar a los responsables del diseño curricular escolar de su importancia.

Extremando las razones para ello, no quedarán ríos que estudiar si no los salvamos primero.

Ahora bien, desde la acción combinada de administración y tercer sector se pueden cambiar las cosas. Si se construye un movimiento organizado que, utilizando la diplomacia humanitaria, anime e impulse a las administraciones a cerrar filas para modificar determinadas pautas globales, se puede lograr.

Mientras tanto, bienvenidos los mangas a este mundo.

Comentarios