AMNISTIA INTERNACIONAL... A LA JAPONESA





Amnistía Internacional es una de las organizaciones que mas simpatía me despierta. No me gusta la confrontación, pero ¡que narices! en ocasiones no queda más remedio. La última campaña que recuerdo, a la que me sumé, era paralizar la lapidación de una mujer, porque ¿Cómo se puede permitir que se lapide a un ser humano?

Soy voluntario activo de Cruz Roja, que tiene entre sus principios el de la neutralidad, en todo caso y condición. Pero en ocasiones quema un poquito ser testigo de determinadas injusticias. El cuerpo te pide caña, pero de la buena, cuando hay situaciones que no se pueden tolerar...  ¡y son tantas!

Una buena manera de canalizar, en parte, esa impotencia, es apoyar a quienes lo dan todo por cambiar ciertos destinos.

Pero vayamos al objeto de este blog, que en la presente entrada es hacer visible una mala praxis en materia de marketing humanitario. Anduve navegando por su web http://amnistiainternacional.es para diagnosticar como de eficaces estaban siendo en su apartado de captación (ejercicio por cierto muy sano para todo fundraiser) y me encontré con una sorpresa mayúscula.  Hoy, 21 de julio de 2009 a las 8:30 de la mañana, las captaciones de socios están siendo abducidas por la organización japonesa de AI

¡Por favor! Eso son cosas que en una organización de esta categoría no pueden pasar bajo ningún concepto.

Tenemos que concienciar a los máximos responsables de las organizaciones humanitarias para que, además de tener profesionales de primer nivel en el trabajo de campo, los tengan en el back office del marketing humanitario. Esto no quiere decir que los de AI no los tenga, pero les han colado un miyagui de narices.

Es el caso de benchmarketing humanitario más claro que conozco, copiado a la japonesa. Dicho queda.


Comentarios